Consejos de degustación

El Champagne se debe servir frío, entre 6 y 8ºC cuando está joven, y hasta 10 º C cuando está más maduro o millésime. Los Champagnes mas antiguos, más allá de quince años de edad pueden ser ofrecidos a 14 o 15 º C, es decir, la temperatura de una buena bodega.

¿No tienen cubiteras de Champagne a mano? Por lo tanto, puede colocar la botella en posición tumbada en la parte baja del refrigerador (la parte la menos fría) durante 3 horas.

La elección del vaso es primordial. La flauta en forma de tulipa es el recipiente perfecto para el Champagne, dado que su profundidad fomenta la línea ininterrumpida de burbujas que vienen a florecer en cordón en la superficie, y su forma delgada permite que las aromas se desarrollen sin perderse. Para apreciar mejor el aroma, es preferible llenar solo el 2 / 3 de la copa.