Trabajo en verde

Tras el desborre (inicio de la salida de hojas) el cuidado de la viña prosigue con distintos trabajos destinados a controlar los rendimientos y la calidad.

El espergurado, efectuado a mano generalmente a mediados de mayo, tiene por objetivo eliminar los brotes superfluos con el fin de favorecer a los brotes fructíferos.

Cuando los ramos llegan a 50 centímetros, es necesario levantar los alambres, procedimiento conocido como “levantamiento” situados a unos 30 cm por encima de los alambres de soporte. La operación es manual pero se podría mecanizar si se instalaran separadores.

Una vez elevados los alambres, puede comenzar el empalizamiento. Consiste en separar los ramos entre ellos, ordenarlos y contenerlos entre los hilos mantenidos por grapas. Esta mejor repartición de las hojas le permite un asoleamiento máximo y una buena ventilación evitando que se pudran. Es una operación generalmente manual y fundamental para la viña champenoise porque la fuerte densidad de plantación genera una importante superficie foliar que precisa estar instalada en su longitud entre dos pies y en toda la altura (hasta 1,30 m)

A medida que evolucionan los brotes desde el inicio del verano hasta la vendimia, es necesario realizar recortes, manuales o mecánicos con el fin de evitar la exhuberación foliar y la predominancia de la vegetación sobre la fructifica