Momento de la vendimia

Con el objeto de definir mejor los datos y condiciones de la vendimia, se creó en 1956 una red de seguimiento de la madurez de las uvas. A partir de los datos de 450 parcelas testigo distribuidas por el viñedo, se tomaron muestras de uvas dos veces por semana desde el inicio de envero (cuando las uvas empiezan a tomar su color característico) con el fin de medir el porcentaje de envero, el peso medio de las uvas, la riqueza estimada de azúcar, la acidez total y el tipo de botritis.

Esos datos permiten cada año al Comité interprofesional del vino de Champagne fijar la fecha de apertura de la vendimia para cada pueblo vitícola y para cada cepa, en función del grado de madurez de sus uvas. Sirven también para determinar, de acuerdo con el Instituto Nacional de Origen de la Calidad (I.N.A.O), la cantidad de uva por hectárea que tiene derecho a la apelación Champagne así como el grado de alcohol por volumen requerido.

El rendimiento de base es de 12 400 kilos/hectárea y el rendimiento máximo de 15 500 kg/ha. La Champagne utiliza un sistema de reserva, regido por el Comité Champagne que permite, los buenos años, reservar una parte de la cosecha con el fin de disponer de ella en caso de cosecha deficitaria (heladas, granizo…) o de menor calidad.